DUCATI SCRAMBLER 1100 SPORT PRO

PIN

Las motos de época siguen siendo populares entre los aficionados. Es cierto que entre la abundancia de radares en las carreteras, los límites de velocidad y el tráfico, una moto Neo-Retro puede ser la opción adecuada para la conducción diaria pero con estilo. ¿Estilo? ¿Has dicho Estilo? Pues sí, y en Ducati sabemos de estilo, y no poco. Desde 2014, la marca transalpina ha entrado en el mercado con la gama Scrambler, que incluso se ha convertido en una marca por derecho propio. Esta gama está ahora disponible en 400, 800 y, para los amantes de los grandes motores, 1100.

Estas mismas variantes de motor van acompañadas de diferentes variaciones de aspecto, puntualiza el concesionario de motos segunda mano Sevilla Crestanevada. Scrambler, Desert sled, Café Racer. A efectos de esta prueba, el motor de 1100cc es la versión Sport Pro.

Las unidades de 1100cc no son las más vendidas de la gama y su presencia se explica por la lucha contra la Indian FTR, la BMW Nine-T y la Triumph 1200 Scrambler. Todavía hay algunos entusiastas de los motores grandes a los que les gusta una patada en el culo.

La Ducati Scrambler 1100 Sport Pro sólo viene en negro con asiento marrón, y punto. Que te guste o no depende de tu gusto, ¡y con el gusto y el color no se discute! Hay que reconocer el toque de clase que aporta al conjunto. El toque dorado que aporta la horquilla Öhlins y el amortiguador amarillo del mismo fabricante rompe esta monotonía cromática.

No hace falta ser un gigante para poner los pies en el suelo; el asiento está a 810 mm del suelo, por lo que un piloto de 1,70 m puede poner los dos pies en el suelo sin problemas. La comodidad puede parecer firme, pero un viaje de 200 km de una sola vez no reveló ninguna molestia.

El manillar ancho y bajo no separa demasiado los brazos y proporciona una muy buena dirección delantera. Los reposapiés están colocados de tal manera que las piernas del piloto no están excesivamente dobladas. Para el pasajero, sin embargo, los reposapiés traseros son altos y la ausencia de asideros hará que rápidamente se te quiten las ganas de dar un buen paseo. Lástima, porque el asiento lo permite.

En una Scrambler, la protección contra los elementos no formaba parte de la especificación. A velocidades normales en carreteras nacionales, no hay que preocuparse. A partir de los 100 km/h, la presión sobre el pecho se acentúa y el casco empieza a rebotar. A partir de 120 km/h, tendrás que ir al gimnasio para fortalecer el cuello. Este 100 Sport Pro nunca tuvo la ambición de ser un GT y asume plenamente esta elección. Para eso está la Multistrada.

Volvamos a la suspensión Öhlins por un momento. El nombre hace salivar a los amantes de las piezas bonitas y las prestaciones. Hay que atemperar el entusiasmo en el caso de esta 1100 Sport Pro porque, sin querer imitar un famoso anuncio de refrescos, saben y parecen de rendimiento pero no lo ofrecen. Esta horquilla y amortiguador básicos del catálogo son caros para el nombre y el aspecto. La suspensión es muy dura en los pequeños baches y es bastante desagradable en nuestra pobre red de carreteras. Una Scrambler 1100 Sport con suspensión personalizada es una inversión mucho mejor.

Otro punto importante para Ducati es el motor. Para esta 1100cc, las normas euro5 hacen que su carácter sea un poco más débil, como para muchas otras motos en el mismo caso. Pero sigue teniendo la potencia suficiente para ofrecerte una sensación agradable, con unas revoluciones agudas y virulentas, no te preocupes. 86 CV a 7.500 rpm y un par motor de 90,5 Nm a 4.750 rpm, siguen siendo valores muy correctos, incluso envidiados por la competencia. Para trasladarte al pasado, tarea asignada a esta Scrambler, el modelo Ducati 900super sport de 1993 de un servidor ofrecía los mismos valores y se consideraba una superdeportiva en su momento. Lo que es doloroso para este bloque Desmodue 1100, que ya lleva unos años en la gama, es que el cambio a la normativa Euro5 le ha costado su mágico sonido. El silencioso sonido de este motor hará que la compra de un escape deportivo sea casi indispensable para el entusiasta nostálgico.

Este bloque motor de 1100 sigue siendo el ideal en la Scrambler, es picazo, toma sus curvas, tira de la grasa del par motor pero se ha vuelto más civilizado y ya no te asustas con él. De nuevo, mejor o no, depende de ti.

La caja de cambios con embrague hidráulico de 6 velocidades es suave y la palanca es ajustable para los pilotos con manos pequeñas. El cambio sobre la marcha es tan suave como un trozo de mantequilla al sol.

En lo que respecta a los frenos, Ducati tiene la tradición de poner material de primera categoría en sus motos. La Scrambler 1100 Sport Pro no es una excepción. Las pinzas Brembo M4.32 ofrecen una experiencia de frenado limpia y potente. La sensación es notable y la frenada se controla con la punta de los dedos. Por supuesto, el ABS está presente y se puede desconectar. La Scrambler 1100 Sport Pro permite entrar en las curvas con los frenos y salir con el acelerador y, sobre todo, con alegría en el manillar.

En cuanto a la instrumentación, nada ha cambiado. Es el mismo panel de instrumentos que el resto de la gama. Aunque ofrece todas las funciones que se pueden esperar de un ordenador de viaje hoy en día, su legibilidad no es la mejor. Está completo y sólo necesita un rediseño para obtener una mejor calificación.

Las ayudas electrónicas forman parte del juego, por supuesto. 3 mapas de motor, 3 niveles de DTC, ABS desconectable. Nada superfluo pero lo esencial para una moto neo-retro tipo Scrambler. Todas estas asistencias se configuran en el manillar a través del combo izquierdo, lo que no ocurre en toda la competencia. Un buen punto para la Ducati.

La practicidad no es el punto fuerte de esta Ducati Scrambler 1100 Sport Pro. En cuanto al equipaje, se limita a una bolsa de sillín. Al mismo tiempo, estamos hablando de una moto tipo Scrambler y no del último GT de la gama. El diseño general es hermoso y uno odiaría desfigurarlo con accesorios feos que no tienen lugar en una Scrambler. Así que viajarás ligero con este 1100 sport pro, o como en su día, con una mochila. Vintage all the way.

Subamos al manillar y montemos esta 1100 Sport Pro. En la ciudad, es ligero, estrecho y te permitirá zigzaguear dentro y fuera del tráfico si te mantienes por encima de la fatídica marca de 3000 rpm, de lo contrario tendrás que jugar con el embrague. La salida de calor será una molestia al subir el carril o hacer otras maniobras a baja velocidad. El cilindro trasero le servirá para calentar las piernas en invierno, pero será desagradable en verano. El radio de giro se puede mejorar sin que sea totalmente nulo. La posición de conducción permite un fácil control de la moto, lo que resulta tranquilizador en la ciudad. Salgamos de la ciudad y veamos el mundo en la Ducati Scrambler 1100 Sport Pro. La aceleración es nítida, el motor retumba, el paisaje pasa cada vez más rápido y la diversión está delante de ti. La Scrambler 1100 Sport Pro se revela en su mejor momento. La red de carreteras secundarias se adapta a la perfección y los 300 km de autonomía que ofrece el depósito de 15 litros te proporcionarán buenos momentos moteros. La facilidad de conducción te llevará de curva en curva hasta que te quedes sin fuerzas. Olvídate de la autopista, es aburrida de todos modos, la Scrambler 1100 sport Pro no está en su elemento allí. Esta 1100 sport Pro se puede disfrutar en carreteras reviradas, es viva, ágil y ligera, tiene lo necesario para satisfacerte. Tanto si se trata de llevar las marchas hasta las 8000rpm como si se trata de ir de crucero con la grasa del par motor, lo hará bien y sin rechistar.

Es un compañero diario, pero también es una aventura el domingo. Olvídate de los aspectos prácticos, concéntrate en su aspecto y en su agradable carácter de motor. Saca tu mejor cuero, tu casco vintage y lánzate a devorar el asfalto sobre su manillar. Ahora bien, este antidepresivo tiene un precio elevado, 15.490 euros para la versión Sport Pro. Ofreciendo consistencia, facilidad de uso y carácter, la Scrambler 1100 Sport Pro pone en la balanza sus suspensiones Öhlins frente a la versión Sport, que tiene un precio de 13.590 euros. Esto plantea la cuestión de si las suspensiones de la 1100 Sport Pro son o no excesivamente caras, en nuestra opinión. Por lo demás, si el aspecto Scrambler te atrae, esta 1100 Sport Pro es una excelente candidata para la elección de la moto de tu corazón. Ofrece mucho a quienes lo aprecian.

También te puede interesar